Delfina del Carmen Buelvas García (45 años), nació un 12 de marzo en Guamo, Bolívar, y allí vivió toda su niñez y parte de su vida adulta. Es la séptima hija de una familia de 8 hermanos y desde muy pequeña aprendió que debía trabajar duro si quería tener un mejor futuro.

Aunque se siente afortunada porque en su familia no hubo desapariciones, ni asesinatos, la guerra sí azotó el lugar donde vivía, a sus vecinos y amigos. Delfina cuenta que, tuvo que ver cómo a los hijos de sus vecinas se los llevaban los paramilitares y a otros simplemente los asesinaban por no colaborar con ellos. Muchas veces, ella y sus cuatro hijas tuvieron que ocultarse debajo de la cama para no ser víctimas de esa barbarie.

Alrededor de 2004 – 2005, Delfina asistía a uno de los programas que tenía el Gobierno sobre derechos y paz en Los Montes de María, y allí aprendió a conocer sobre el tema y cómo poder usarlos a su favor. Sin embargo, no fue sino hasta que una amiga la invitó a una de las reuniones Narrar para Vivir, donde se percató que no solo bastaba con conocer del tema, sino además conocer de qué manera ella y muchas mujeres que conocía, podrían sanar sus heridas sin re victimizar su tragedia.

Hacer parte de Narrar para Vivir, le cambió la vida y aunque ya no vive el Guamo, viaja 2 o 3 veces a la semana, para seguir muy pendiente de los procesos que allí se adelantan y espera que con el paso del tiempo y el relevo generacional que, ya empieza a visibilizarse, el trabajo que realizan en el Colectivo se fortalezca y crezca cada día más.

 

Comida favorita: Pescado con yuca

Un libro: Cien años de soledad

Una canción: ‘Puede ser’ de Fonseca

Una frase: Me gusta mucho la palabra “Fuerza”.

Anhelo: Terminar el secundario este año y poder estudiar psicología o trabajo social