Enith del Carmen Pale Márquez (44 años), nació en Zambrano, Bolívar; allí junto a sus padres y cinco hermanos, vivió una infancia tranquila y feliz. Al pasar algunos años y llegar a la edad adulta, Enith se casó y de ese matrimonio que, pensó sería para siempre, nacería su único hijo.

Su llegada a Narrar para Vivir no es fortuita, pues ella llevaba algunos años trabajando con las comunidades en derechos en salud, pero solo hasta el 2005 por invitación de una amiga asistió a una de las reuniones del colectivo que realizaban en San Juan y en las que escogerían a mujeres que pudieran representar a nivel regional como defensoras de derechos humanos.

Después de algunas reuniones, Enith que, no conocía los otros derechos a los que también podían acceder las mujeres, descubrió que la violencia doméstica existía y ella había sido una víctima. Sin embargo, este conocimiento no solo la hizo reconocerse como una mujer empoderada, sino que sintió la necesidad de ayudar a otras mujeres que estaban viviendo una situación similar, a la que ella una vez vivió, y que no sabían que estaban siendo revictimizadas.

Desde ese entonces, Enith en Narrar Para Vivir orienta a mujeres que han sido víctimas, no solo familiar, sino de cualquier tipo de violencias para que puedan tener una vida digna; además, espera que en el Colectivo puedan tener escuelas de liderazgos que permitan el empoderamiento de las mujeres y la sensibilización de los hombres que han sido violentos.

 

Comida favorita: Pollo a la broster con papas a la francesa

Un libro: La María de Jorge Isaac

Una canción: La música cristiana en general

Una frase: “Una mujer sujeta de derecho por la conquista del mundo”

Anhelo: Que su hijo pueda ser educado de manera tal que defienda los derechos suyos y de las mujeres.

Un sueño: Que las mujeres de su comunidad puedan tener un espacio de producción que les permita tener una economía propia.